Historia de Querétaro

Ofertas

UN LUGAR CLAVE DEL MOVIMIENTO INDEPENDENTISTA

El territorio del estado tuvo un papel muy importante en toda la historia mesoamericana. Desde épocas tempranas, alrededor de 500 a.C., hay asentamientos de grupos agrícolas en la región de San Juan del Río y Huimilpan. Esta zona formaba parte de la gran red de intercambio que sustentaba al poder teotihuacano. Cuando se rompe esta estructura, los numerosos pueblos de la región se fortalecen y definen sus elementos principales. En esta etapa de madurez, de 600 a 900 d.C., hay un aumento de población, el comercio y la complejidad social.

A partir del 900 d.C., la región queretana comparte con los pueblos de la franja norteña de Mesoamérica los inicios de un período de grandes movimientos de población que culminan con el abandono de la zona. En un lapso de 300 años, las migraciones constantes hacen de la región una zona de tensión. Vestigios de esta cultura se localizan en varios sitios y el de mayor importancia es el del Cerrito, situado en el valle de Querétaro.

A partir del siglo XII la zona queretana se estabiliza en dos grupos: los cazadores recolectores y pequeñas aldeas agrícolas comparten el territorio. En el siglo XV se altera esta relación por las presiones de los dos imperios en pugna: el mexica y el tarasco; constituyéndose esta zona como un escenario intermedio entre los dos estados.

Se puede decir que la región es mesoamericana en el período Clásico y durante el Postclásico va cambiando lentamente para dar cabida a nuevos grupos, probablemente del Norte, como los Pames que practicaban la agricultura en los valles principalmente al momento de la llegada de los españoles. Y la zona serrana es ocupada por los Jonaces, un grupo de cazadores recolectores.

Con la llegada de los españoles comienzan a establecerse diversos poblados en la región. Específicamente la ciudad de Querétaro se estableció el 25 de julio de 1531. Las crónicas de este hecho son fascinantes, ya que la tradición menciona ese día se dio una batalla en donde los nativos estuvieron a punto de ser los triunfadores, y ante este cambio espectacular, los españoles, Hernán Pérez Bocanegra y Córdoba que se habían aliado con el indio Otomí Conín que era el cacique de Jilotepec, recurrieron al auxilio divino por medio de Santiago Apóstol, quien atento a la evangelización de esta región, acudió en su auxilio, produciéndose un eclipse total de sol que espantó a los habitantes de esta región, y más, cuando vieron volando en los cielos al Apóstol cabalgando en el espacio en un caballo blanco, y una gran cruz rosada de luz. Ante este hecho, cesó la batalla rindiéndose como estaba pactado y pidiendo solamente que se les construyera una cruz como la que habían visto en el cielo, y es por ello que en el escudo oficial, de la ciudad y del estado de Querétaro, aparece representado este hecho.

En 1534 se efectúa el trazo de la ciudad por D. Juan Sánchez de Alaniz. En 1540 se erige el Convento Grande de San Francisco, primera edificación religiosa en la ciudad bajo el patrocinio de Fernando de Tapia (nombre cristiano que recibió el indio Conín).

En el siglo XVII la unión de la economía rural y urbana permitió financiar la construcción a gran escala de templos y conventos que albergaron a las diferentes órdenes religiosas. En 1656 a la Villa de Querétaro le es otorgado el título de "Noble y Leal Ciudad de Santiago de Querétaro" por disposición del virrey Duque de Albuquerque. Título que es confirmado por el Rey Felipe V de España en 1712.

Las actividades ganadera, agrícola, textil y comercial provocaron durante el siglo XVIII el auge económico y esplendor de Querétaro. La producción textil aumentó a tal punto que Querétaro era el principal productor de lanas de toda América. A fines del siglo XVIII la Real Fábrica de Tabaco, se convirtió en la segunda en importancia en la Nueva España.

Cabe indicar que el clero empleó parte de los recursos generados en la construcción de templos y monasterios, en la adquisición de pinturas, esculturas, retablos y otros objetos litúrgicos de ornato que contribuyeron a dar a la ciudad de Querétaro una imagen de riqueza.

En este siglo se define la imagen urbana de Querétaro, al reconstruirse y edificarse obras importantes. En 1726 se inicia la construcción del acueducto, que se ha convertido en un símbolo de la ciudad. En 1763 se construye la Catedral de Querétaro, originalmente Oratorio de San Felipe Neri.

El siglo XIX marcó para Querétaro el comienzo de una larga etapa de decadencia. Debido a la inestabilidad política española que desembocó en la ocupación francesa y la abdicación de Fernando VII en el año de 1808, en Querétaro cobraron impulso las conspiraciones encabezadas por los criollos.

El 13 de septiembre de 1810 es tomado prisionero Epigmenio González, por tener un arsenal de armas destinado a la Insurgencia y al día siguiente fueron apresados el Corregidor de Querétaro Don Miguel Domínguez y su esposa Doña Josefa Ortíz de Domínguez por haber sido delatados como miembros de un grupo de conspiradores contra el gobierno virreynal y Querétaro se convierte en la cuna del movimiento de Independencia .

Una vez iniciada la lucha insurgente, Querétaro fue tomado por los realistas y así la ciudad se convirtió en el último bastión realista en caer.

El 4 de octubre de 1824, se establece una República Federal con Guadalupe Victoria como primer presidente de México y la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos incluyó a Querétaro como Estado de la Federación. El 25 de agosto de 1825 fue promulgada la primera Constitución política del estado de Querétaro.

En 1847 Querétaro es designado capital de la República, cuando el país es invadido por las fuerzas norteamericanas.

En 1861 hay nuevos disturbios debido a la invasión francesa y al establecimiento del Imperio de Maximiliano de Habsburgo. El avance de los republicanos obligó al emperador a abandonar la ciudad de México y dirigirse a Querétaro. El 14 de marzo de 1867 se inició el Sitio de la ciudad, concluyendo el 15 de mayo del mismo año. Maximiliano fue hecho prisionero, juzgado y fusilado junto con Mejía y Miramón en el Cerro de las Campanas el 19 de junio de 1867. Al triunfo de la República se reunió el Congreso Constituyente local y promulgó la nueva Constitución queretana, acorde a los principios del liberalismo.

Durante la época de la Reforma, la aplicación del decreto de Nacionalización de los Bienes del Clero en Querétaro, dio lugar a la expropiación de templos y conventos; mientras que los muros de los atrios y algunos otros espacios religiosos fueron derrumbados; las huertas y los atrios fueron subdivididos y puestos a la venta pública. Esta circunstancia cambió sensiblemente la imagen arquitectónica de la ciudad de Querétaro.

La ciudad llegó al siglo XX con un crecimiento económico estable y habiéndose incorporado a las modernidades de la época. En número de escuelas aumentó considerablemente, se realizaron las primeras campañas de vacunación. También se mejoraron los servicios urbanos de transporte y alumbrado público. Se promovió a la industria y se introdujeron mejoras a la producción agrícola.

El 2 de febrero de 1916, Venustiano Carranza nombró la ciudad de Querétaro como capital de la República y se convirtió en la sede del Congreso Constituyente para redactar la nueva Constitución Nacional que se promulgó el 5 de febrero de 1917 en el Teatro Iturbide. En este mismo año se promulgó la nueva Constitución de Querétaro.

En los años que van de 1940 a 1960 se dieron los primeros pasos en el camino de la industrialización contemporánea, creándose una zona industrial al norte de la ciudad capital. Este proceso tuvo como consecuencia en los siguientes treinta años, un incremento de la mancha urbana superior al 400%, con relación al efectuado en más de cuatrocientos años de vida de Querétaro.

Las bellas edificaciones coloniales, especialmente los del Centro Histórico, con calles adoquinadas y andadores jardinados, contribuyeron para que en 1996 esta ciudad obtuviera el título de “Patrimonio Cultural de la Humanidad” que otorga la UNESCO. Ese mismo año la ciudad retomó oficialmente el nombre original de Santiago de Querétaro.

QUÉ VER EN QUERÉTARO

QUÉ HACER EN QUERÉTARO

HOTELES EN QUERÉTARO