Historia de Morelia

Ofertas

DE SANGRE PURÉPECHA Y ALMA COLONIAL

guía turística de oaxaca gratis para descargar

Descarga tu Guía Turística y conoce todos los atractivos culturales de Morelia

Michoacán (del náhuatl Michihuacan, que significa lugar o pueblo de pescadores) formó parte de la región denominada Occidente de México en el área de Mesoamérica.

Se sabe que hace unos 4 ó 6 mil años, en las cuencas de Los lagos de Chapala y de Cuitzeo, se asentaron grupos humanos. Varias migraciones llegaron a la entidad, pero el grupo más importante y que finalmente ejerció un predominio sobre gran parte del actual territorio michoacano fue el purépecha (también conocido como tarasco), sin embargo, grupos nahuas, otomíes y matlatzincas también ocuparon parte del estado.

Durante siglos se fueron asentando diferentes comunidades. La zona del lago de Pátzcuaro estaba ya habitada en el posclásico por purépechas y nahuas, que se dedicaban, principalmente, a la agricultura ya la pesca.

En el siglo XIII grupos de cazadores-recolectores purépechas, llegaron por la parte norte: el caudillo Hireti-Ticátame y su gente se establecieron en Naranxan, cerca de Zacapu. Allí encontraron comunidades similares a la suya (idioma, creencias y costumbres), pero de mayor desarrollo económico y cultural que ellos. Esto ocasionó contradicciones y enfrentamientos por las distintas formas de vida; por lo que Sicuírancha los llevó a Uayameo (ahora Santa Fe de la Laguna), abandonaron Uayameo y fundaron Pátzcuaro: centro ceremonial donde permaneció Curicaueri, su dios principal. Tariácuri, en el siglo XIV después del breve mandato de Curátame II, comandó un amplio y fuerte movimiento hasta lograr la unificación de la mayoría de los pueblos bajo mando único, así se inició la conformación del Estado Purépecha.

Cristóbal de Olid fue el primer capitán español que pisó tierras michoacanas en 1522, a partir de entonces los indígenas fueron objeto de despojos y vejaciones por lo que los pobladores huyeron a las sierras.

Tangaxoan accedió someterse a Cortés, entregando en oro el tributo de conquista. Beltrán Nuño de Guzmán al emprender la conquista de Jalisco, devastó la tierra michoacana. Por la avidez de riquezas del sanguinario conquistador, Tangaxoan fue atormentado, sacrificado e incinerado en febrero de 1530 en Santiago Conguripo.

Vasco de Quiroga llegó a Michoacán en 1533. Oidor de la Segunda Audiencia, dicta enérgicas provisiones para detener la explotación del pueblo purépecha por el sistema de encomiendas. Establece en Santa Fe de La Laguna de Uayameo, a orillas del lago de Pátzcuaro, su hospital-pueblo (con iglesia y colegio), para 200 familias. Introduce avanzadas técnicas agrícolas y la enseñanza de diversas artes industriales.

Al erigirse la diócesis de Michoacán el 18 de octubre de 1536, don Vasco, siendo laico, es electo su obispo. En Tzintzuntzan -capital del antiguo dominio tarasco, que fue evangelizada por el Franciscano Martín de la Coruña- instala su sede, pero la movió a Pátzcuaro en 1540 .

La ciudad de Morelia se fundó en 1541 como la Tercer Ciudad de Michoacán; la primera, era Tzintzuntzan y la segunda Pátzcuaro. Su fundación se motivó por la inconformidad de la población española, radicada principalmente en Tzintzuntzan, ante la decisión del obispo Vasco de Quiroga de cambiar la sede episcopal de esta ciudad a Pátzcuaro.

El Virrey Antonio de Mendoza, molesto por no haber sido consultado del traslado de la sede episcopal, autorizó la fundación de la nueva ciudad en el Valle de Guayangareo. La rivalidad entre las poblaciones de Pátzcuaro y Valladolid era latente y estaba alimentada por la existencia de ideologías opuestas respecto de la manera de cómo tratar a los indígenas.

El gran respeto que tenía Vasco de Quiroga por los pobladores purépechas de la región originó fuertes pleitos con los encomenderos españoles, quienes se servían de la población para llevar a cabo la explotación del territorio.

El 30 de septiembre de 1765, nace en la ciudad de Valladolid.

En 1808 se conocen en Valladolid los motines del 17 de marzo en Aranjuez, que motivan la abdicación de Carlos IV en favor de su hijo Fernando VII. Dichos acontecimientos dan origen a la organización del movimiento de Independencia en Valladolid conocido como "La Junta o Conspiración", encabezada por el alférez Mariano Michelena. Un año más tarde, el 14 de diciembre son denunciados los conspiradores de Valladolid por el teniente del Regimiento de Infantería Provincial, Agustín de Iturbide.

El 18 de septiembre de 1810 se conoce en la ciudad de Valladolid la noticia del levantamiento de Miguel Hidalgo en Dolores, Guanajuato, y éste último nombra a José María Anzorena, intendente del Cabildo de Michoacán, quien publica el bando ordenado y dictado por el mismo Hidalgo referente a la abolición de la esclavitud en el país.

En 1824 la provincia de Michoacán se erige en estado libre y soberano en virtud del Pacto Federal. El 8 de abril son nombrados por el Soberano Congreso Local el primer gobernador del estado con carácter de interino, licenciado Francisco Manuel Sánchez de Tagle y el vicegobernador y jefe supremo político, licenciado Antonio de Castro.

El 30 de diciembre de 1836, con el establecimiento del centralismo, Michoacán se convierte en departamento y se le anexa el territorio de Colima; y diez años más tarde se reinstaura el federalismo recobrando Michoacán su calidad de estado, aunque pierde el territorio de Colima.

El 17 de mayo de 1861 el Congreso Local dispone que a partir de esta fecha, la entidad llevará el nombre de estado libre y soberano de Michoacán de Ocampo, en memoria del prócer Melchor Ocampo, a quien la legislatura había declarado "Benemérito de Michoacán". El 20 de noviembre, el estado es dividido en veintiún distritos, setenta y una municipalidades y doscientas trece tenencias, de acuerdo a la Ley sobre el Gobierno Económico-Político del Estado y División Territorial.

El siglo XX fue testigo de un impresionante crecimiento en Morelia. De 40,000 habitantes en 1910, la ciudad ha aumentó su población hasta cerca del millón a finales de siglo.

Uno de los primeros fenómenos al entrar el siglo XX fue la aparición de fraccionamientos o subdivisiones grandes que conformaran colonias fuera del centro de la ciudad. En el caso de Morelia, uno de los primeros fue la colonia Vasco de Quiroga, seguido por otras subdivisiones de tierras agrícolas para ser incorporadas a la ciudad, como es el caso de Rancho del Aguacate, que se convirtió en la colonia Cuauhtémoc, al sur del Bosque del mismo nombre. 

Actualmente, es una moderna ciudad orgullosa de su historia que se puede respirar en sus calles y monumentos coloniales.

QUÉ VER EN MORELIA

QUÉ HACER EN MORELIA

HOTELES EN MORELIA