San Pedro Atocpan

Su nombre viene del náhuatl y significa “sobre tierra fértil”. Esta población de la delegación Milpa Alta, célebre por su Feria Nacional del Mole, especialidad gastronómica de los lugareños, que se celebra anualmente desde 1977.

Hacia 1927 se registran los primeros antecedentes de lo que ahora es la industria del mole en San Pedro Atocpan, cuando la población empezó a preparar mole rojo para venderlo en el mercado de la Merced. Durante la década de 1950 los habitantes del poblado iniciaron la fabricación del mole y dos décadas más tarde la mayor parte de la población fabricaba y vendía el producto.

Actualmente, al caminar por sus calles puedes respirar el aroma de las especies, del chocolate y en general de un delicioso mole que te invita a visitar tanto los establecimientos que lo venden o los restaurantes en donde preparan este delicioso platillo de diversas maneras.

Este lugar ha conservado su ambiente de pueblo, sus tradiciones y su historia.

Entre los lugares que no te debes perder cuando visites son:

La Plaza Principal o Plaza San Martín, que es un amplio especio con árboles y zonas con jardines y juegos para niños. El kiosco que esta en el centro esta hecho de concreto.

San Pedro Atocpan es la Parroquia y el Ex Convento de San Pedro, una edificación franciscana que fue construida en 1680. Hay una gran plaza o desnivel que antecede la entrada a su enorme atrio. En su portada se distinguen esbeltas columnas de piedra que delimitan cuatro nichos con esculturas de santos. En el arco de acceso se pueden ver caras de ángeles y algunos otros elementos decorativos. La ventana del coro colocada por encima del friso que se ubica en la parte superior de la entrada tiene un bello vitral. En su interior, se destaca la decoración en las bóvedas de su nave en donde resaltan los colores azul y dorado. En el altar principal esta la imagen del santo patrono San Pedro enmarcado por un ciprés. Cuenta también con una capilla y un pequeño claustro.

En el Santuario del Señor es un santuario de grandes proporciones y para llegar al mismo hay que subir una larga escalera. Cuenta con una amplia nave en donde se pueden ver varios coloridos vitrales, pero lo que llama la atención es el muy venerado Cristo Negro de casi dos metros de alto que esta elaborado de pasta de maíz y que se remonta al siglo XVI. Del atrio del templo se tiene una inmejorable vista panorámica, no solo del pueblo si no de todos los paisajes naturales que lo rodean.

El Templo de San Martín es más modesto pero también merece una visita. Cuenta con un arco de acceso y las pilastras que sostiene el friso tienen caras de ángeles y rehiletes, así como algunos elementos vegetales. Esta portada data de 1560 y en la cornisa se pueden distinguir dos águilas bicéfalas. El edificio solamente tiene una torre y una espadaña sin campanas. Esta rodeada de varios restaurantes y de algunos establecimientos en donde se puede comprar el tradicional mole.

El área rural y los pueblos que lo rodean también ofrecen una serie de atractivos. Es un área que se especializa en el cultivo de nopales que tienen tantas propiedades alimenticias y que en los últimos años incluso han sido utilizados para la creación de un cuero orgánico.

También te podría interesar: