Arquitectura colonial en México

México tiene una de las herencias culturales más interesantes y complejas del mundo. Los pueblos que habitaron sus tierras antes de la conquista española desarrollaron magníficas civilizaciones que amaron las ciencias y las artes e hicieron importantes contribuciones al conocimiento universal, entre ellos varias aportaciones a la arquitectura.

Con la llegada de los españoles, se introdujeros elementos clásicos y moriscos a los edificios y se comenzó con la construcción de grandes templos y conventos. Y fue con ésta mezcla de influencias decorativas indígenas y árabes que se creo una de las expresiones arquitectónicas más bellas del mundo: el churrigueresco, un estilo que incorpora esculturas talladas y policromadas donde se manifiesta el arte con brillantes colores y exquisitas formas.

Este barroco novohispano que surge en el siglo XVI y que se prolonga hasta el siglo XVIII es una arquitectura fantásticamente extravagante, impactante y osada. Ejemplos de esta arquitectura se pueden ver en el Altar de los Reyes de la Catedral Metropolitana, la Capilla del Rosario en la Iglesia de Santo Domingo en Puebla, la Iglesia de Santa Prisca en Taxco, la Iglesia de San Francisco Javier en Tepotzotlán y por supuesto en el Templo de Santo Domingo de Guzmán en Oaxaca.

Las ciudades coloniales en México no sólo ofrecen estos maravillos templos y conventos, si no que también brindan una atmósfera especial con sus callejuelas, plazas, jardines y rincones llenos de historias y leyendas que te invitan a conocerlas y a disfrutarlas.

Descubre la arquitectura colonial por destino

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web