Laguna de Bacalar

Con casi 60 kilómetros de punta a punta (Uchben Kah por el norte y Xul-Há por el sur), Bacalar es la segunda laguna interior más larga del país, después de la de Chapala que tiene unos 80 kilómetros.

Esta laguna es la puerta de un enorme sistema lacustre y fluvial en el sur de Quintana Roo. Por el norte, Bacalar está conectada con otras lagunas como Guerrero y Chile Verde, cuyas aguas se entremezclan con las del Mar Caribe. Por el sur, está conectada con el río Hondo a través del canal de Chac.

Las rutas comerciales del pasado aprovecharon esta compleja red acuática y los visitantes actuales disfrutan de la belleza de la laguna con sus diferentes tonalidades.

En la época de la colonia, los piratas ingleses se internaban desde Belice en busca del valioso palo de tinte (también llamado palo de Campeche) a través de un canal que desembocaba casi enfrente del actual Bacalar. Las constantes visitas de estos piratas fue la razón de que se construyera el Fuerte de San Felipe.

Mas tarde y hasta mediados del siglo XX los campamentos madereros en el extremo norte de la laguna arrojaban los troncos de los árboles cortados a las aguas de la laguna, y los remolcaban hacia el sur para sacarlos por Chetumal.

Conocida como la laguna de los siete colores, esta laguna esta considerada como una de las más bellas de México. Es una enorme extensión de aguas poco profundas con arena blanca y suave que debe sus diferentes colores a los diferentes minerales que componen los sedimentos de su suelo, como carbohidratos de calcio y azufre.

La Laguna de Bacalar es un excelente lugar para la práctica de deportes acuáticos, especialmente en el lado sur donde hay varios canales en forma de laberinto que comunican con el Río Hondo por el Estero de Chac.

Hay pequeños muelles desde los que se puede nadar, o bien alquilar lanchas, motos acuáticas o kayaks con los que puedes explorar todos sus bellos paisajes rodeado de frondosos árboles verde brillante que contrastan con sus diversas tonalidades de azul.

Dentro de la laguna hay zonas con algunas pozas llenas de formaciones calcáreas que varían de suaves pendientes a pequeños cañones y verdaderas murallas, todo esto constituye un espectáculo único para los amantes del buceo; éstas inmersiones son muy seguras y excelentes para los principiantes.

También te podría interesar: