Templo de Nuestra Señora de Aránzazu

Fue construida entre 1749 y 1752 como parte del gran conjunto integrado por el convento de San Francisco y cinco capillas anexas.

Está capilla es el único templo del siglo XVIII en Guadalajara que conserva sus hermosos retablos churriguerescos, elaborados en madera tallada.

La portada principal es de estilo barroco, en la parte superior hay una cornisa móvil y un nicho que guarda la escultura de la Virgen de Aránzazu.

En el interior la planta es una nave techada con bóveda de pañuelo, apoyada en arcos de medio punto. En los muros laterales del presbiterio se observan varias pinturas, la del lado derecho es de mayores dimensiones y representa el árbol doctrinario de San Francisco de Asís, fue realizada a fines del siglo XVI.

Se destaca su altar mayor con sus cornisas, medallones e imágenes policromadas. En el nicho central se puede observar Nuestra Señora de Aranzazu de admirable talla. Los altares laterales tienen una ornamentación de estilo ultra barroco y churrigueresco.

Frente al templo se ubica el Jardín de Aránzazu un bello espacio de esparcimiento. El espacio se conoce como Los Dos Templos ya que cruzando la calle se encuentra el Templo de San Francisco.

Ubicación

Av. 16 de Septiembre No. 295, Zona Centro, Guadalajara, Jal.

También te podría interesar: