Catedral de Nuestra Señora de la Asunción

El primer obispo de la Ciudad de Antequera, Juan López de Zárate, ocupó el templo de San Juan de Dios como catedral a partir de 1535. Sin embargo, en ese mismo año inició los preparativos para la construcción de la nueva catedral, basada en el diseño de tipo basilical usado en la ciudad de México y Puebla.

La catedral atravesó por varias etapas de construcción, hasta alcanzar su forma actual.

La primera obra inició en 1535 y se concluyó en 1574, el diseño comprendía tres naves, con muros y pilares de cantera. La portada era austera, y el interior contenía altares y retablos. Hacia 1667, la autoridad eclesiástica inició la construcción de las bóvedas de las naves, la sacristía y la sala capitular, labor que fue concluida en 1678. En 1682 se trazaron las capillas laterales, las cuales fueron terminadas en 1694.

En 1714 un fuerte temblor causó serios daños, lo cual obligó el cierre de la iglesia. En 1724 se decidió la reconstrucción, otorgando el proyecto al arquitecto Miguel de Sanabria. El proyecto comprendió además la creación de las bóvedas de la Capilla del Sagrario y la Capilla de Guadalupe. La reinauguración la realizó el obispo Fray Francisco Santiago y Calderón, el 21 de abril de 1733.

En 1890 el cabildo sustituyó el remate por un campanario con reloj, mismo que fue retirado a mediados del siglo XX y reemplazado por el remate actual. En 1982 se quitó la reja del patio atrial y se integró a la Alameda de León que comunica con el Zócalo de la ciudad.

La fachada data del siglo XVII y esta realizada en cantera verde con un estilo barroco. Cuenta con tres puertas con arcos de medio punto. Se distinguen varios nichos bellamente tallados con las figuras de San Pedro, San Pablo, San José, San Cristóbal, San Marcial Obispo, San Pedro Mártir, San Agustín y San Benito, entre otros.

Las torres actuales fueron construidas en 1931 por un terremoto que derribó las anteriores.

En su interior existe una importante colección de pinturas que datan del siglo XVIII. Se destaca la capilla del Señor del Rayo que esta envuelto en una leyenda que cuenta que en un día soleado cayo un rayo y causó un incendio en donde lo único que se salvó fue un Cristo que cambió su color.

Ubicación

Av. de la Independencia No. 700, Centro Histórico, Oaxaca de Juárez, Oax.

También te podría interesar: