Valle de Guadalupe un deleite para los amantes del vino

Este es un destino para los que aman el buen vino y la buena gastronomía. Es en ésta región donde se producen algunas de los vinos de mayor renombre, y hay más de 80 bodegas que puedes visitar.

Monte Xanic es de los lugares emblemáticos en donde puedes aprender sobre el proceso de elaboración del vino y gozar de una rica degustación. También esta L.A. Cetto que es de los viñedos más importantes, grandes y antiguos en el valle y con una gran variedad de vinos que degustar, así como Santo Tomás, que es la bodega más antigua de Norteamérica ubicada en el Valle de San Antonio de las Minas; aquí hay un innovador recorrido que incluye una innovadora sala sensorial con luces láser que hacen que sientas lo que vive el vino dentro de tanques y barricas, estimulando tu olfato, oído y vista, una experiencia única. El Cielo se distingue porque además de sus más de 22 hectáreas de viñedos, tiene un campo con huertos frutales y vegetales orgánicos que se pueden saborear en alguno de los mejores restaurantes del Valle de Guadalupe: Latitud 32, que cuenta con una terraza panorámica.

En Las Nubes podrás gozar no solo de sus vinos si no de una terraza con una vista panorámica de los viñedos. Casa de Piedra es una propiedad pequeña pero con vinos que han alcanzado renombre mundial. Otra de las bodegas nuevas que vale la pena visitar es Viñas de Garza, con una agradable terraza llena de bugambilias en donde también puedes deleitarte con ricos vinos.

Otras opciones relevantes son Barón Balché, Quinta Monasterio, Vinisterra, Casa de Doña Lupe y Viña de Garza, por nombrar algunas.

Es importante hacer notar que en la mayoría de las bodegas hay que hacer una reservación para poder visitarlas y que muchas de ellas aparte de vender vino ofrecen miel, aceitunas, aceites de oliva y quesos de alta calidad, por lo que siempre es buena idea comprar algunos de estos productos y organizar un picnic para disfrutar de los atardeceres únicos del Valle de Guadalupe.

Además de las bodegas, el Valle de Guadalupe ofrece increíbles restaurantes con chefs que han llegado para crear un nuevo concepto de comidas con productos frescos, muchos de ellos orgánicos y un toque que vale la pena explorar.

Otra de las experiencias únicas que te ofrece este lugar es la oportunidad de hacer glamping, es decir un camping de lujo en donde puedes pasar la noche en una casa de campaña pero totalmente equipada para hacer tu estancia muy confortable y por supuesto con una gran variedad de vinos que disfrutarás en medio de un paisaje de viñedos.

El Valle de Guadalupe también puede apreciarse desde el aire, ya que se ofrecen vuelos en globo aerostático. En el viajes no sólo disfrutas de los viñedos, si no también de la Sierra y de lejos se aprecia La Rumorosa. Cuando aterrizas destapas una rica botella de vino y te llevan a disfrutar de un rico desayuno con platillos de la región.

No dejes de visitar el Museo Comunitario Ruso que muestra el contacto que se tuvo con los inmigrantes rusos a principios del siglo XX y cuenta con una interesante muestra artesanal. Asimismo, el Museo de la Vid y el Vino es una visita obligada, ya que habla de la historia del vino en el estado desde la llegada de los misioneros.

Comparte

Facebook
Twitter
Pinterest
WhatsApp

Deja un comentario

[the_ad id="387"]

Más Recientes

es_MXEspañol de México