Zonas Arqueológicas y Pinturas Rupestres en Tlaxcala

APROVECHA LAS MEJORES OFERTAS PARA TUS PRÓXIMAS VACACIONES descargar guía turística de Oaxaca

Cacaxtla

Cacaxtla

+

Se desarrolló entre los años 600 a.C. y 1000 d.C., por los grupos olmeca-xicalancas que dominaron gran parte del valle poblano-tlaxcalteca. Su decadencia sucedió alrededor del 1100 d.C. por probables cuestiones defensivas.

El centro ceremonial fue emplazado sobre una elevación natural que domina parte del valle. En él destacan numerosos edificios y estructuras superpuestas de varias épocas constructivas. Están rodeados por grandes fosos y por una muestra de pintura mural prehispánica, la más grande descubierta hasta hoy y consideradas como las mejor conservadas de la época prehispánica. Mide 200 m2 aproximadamente y en ella se reproduce una gran batalla y algunos sacrificios humanos. El estilo general recuerda los rasgos del arte maya, aunque también existen influencias de otros centros contemporáneos, como Teotihuacán y Monte Albán.

Sorprende el número de colores aplicados sobre la capa de estuco: azul, amarillo, rojo y, desde luego, blanco; en las jambas se aprecia el verde claro y las figuras casi siempre están delimitadas por una línea negra. Cuenta con un museo de sitio, en donde se destaca: la colección de cráneos con deformaciones, uno de los entierros localizados en la zona, agujas de hueso, puntas de flecha, cuchillos y navajas de obsidiana, así como una escultura de barro crudo y los señores de Cacaxtla que formaron parte de un altar.

Cuenta con un Museo de Sitio en un edificio que fue expresamente planeado para albergar el museo, utilizando materiales y estilos de arquitectura popular en la región, con el objeto de integrarlo al paisaje que lo rodea. Se destaca una escultura en basalto del Preclásico Tardío, es decir de un periodo anterior al esplendor del asentamiento.

Otros objetos que vale la pena apreciar son las esculturas de deidades como Tláloc, Xipe y Tlazoltéotl, figuras antropomorjas, urnas con personajes modelados y reproducciones de códices virreinales, entre otras muchas piezas.

Se ubica a 5 km al oeste de Santa María Nativitas por carretera estatal, 19 km al oeste de la ciudad de Tlaxcala.

Horario: Martes a domingo de 9:00 a 18:00 hrs.

Centro Ceremonial Xochitecátl

Xochitecátl

+

El centro ceremonial fue construido durante el periodo formativo (hacia el año 750 a.C.) en la cima de un volcán extinto que forma parte del sur del valle de Tlaxcala.

Este centro ocupó una posición estratégica por el lugar elevado en el que se encuentra, y desde donde se domina una amplia extensión geográfica. Xochitécatl se convirtió en una capital regional cuya influencia se extendió a lo largo del área norte–centro del valle de Tlaxcala (esto es, la cuenca alta del río Atoyac), así como sobre el lado oeste del bloque Nativitas-Atlachino-Xochitécatl.

La complejidad social que acompañó la vida urbana de Xochitécatl es evidente en áreas de actividad bien diferenciadas, lo que implica la presencia de especialistas en labores diversas, como lo atestigua el taller de navajas en el Edificio de la Serpiente y las esculturas y tinas que señalan un conocimiento específico de procesos de trabajo.

El centro debió haber permanecido en el abandono a lo largo de cinco siglos,  después de los cuales el sitio fue reocupado. Esta segunda ocupación corresponde al periodo Epiclásico, que en las fuentes se atribuye a los olmecas xicalancas.

Se destacan: la pirámide de las Flores con una planta rectangular que mide 144 m, lo cual lo sitúa como la cuarta estructura más grande de Mesoamérica en cuanto a su base; la Pirámide de la Serpiente, llamada así ya que en ella se encontró, dentro de una pila monolítica, una escultura con cabeza de serpiente; la Pirámide de la Espiral, edificación única en su género, se localiza al extremo oeste del sitio y se caracteriza por su planta circular. Se cree que estuvo dedicada a Ehécatl, dios del viento.

Entre los materiales arqueológicos más importantes se encontraron ornamentos de concha, cobre y hueso, así como su alfarería denominada Xochitécatl, la cual se distingue por su excelente policromía, forma y decoración.

Cuenta con un Museo de Sitio con dos secciones, una al aire libre con una colección de esculturas de piedras basálticas y la otra sección,, con un espacio cubierto, alberga diversas piezas elaboradas en barro del Período Preclásico Formativo hasta la época colonial. Se destacan: la colección de muñecas, cuchillos de sacrificio y bebes en cunas de barro, así como figuras ornamentales como collares y orejeras.

Se localiza a 4 kilómetros de Cacaxtla en Circuito Perimetral Poniente s/n, Comunidad de San Miguel del Milagro, Nativitas, Tlax.

Horario: Lunes a domingo de 9:00 a 17:30 hrs.

Ocotelulco

Ocotelulco

+

Ocotelulco fue el segundo tlatocayotl (señorío) o calpulli (barrio), de los cuatro fundados por los teochichimecas hacia el siglo XIII, los cuales darían forma al gran Señorío o República de Tlaxcallan. A la llegada de los españoles a tierras tlaxcaltecas, en 1519, Ocotelulco era gobernado por Maxixcatzin, quien tuvo un papel crucial en la posterior alianza hispano - tlaxcalteca.

Ocotelulco también fue famoso por su enorme tianguis en el que, según el conquistador Hernán Cortés, "había más de 30,000 personas, entre comprando y vendiendo, casi diariamente".

A finales de 1990, se realizó en este lugar otro de los descubrimientos arqueológicos más interesantes del siglo XX: el altar policromo de Ocotelulco, donde se distingue un gran mascarón donde reposa Xipe-Totec, nuestro señor el Desollado, dios de la tierra; de su boca emerge o asoma Tezcatlipoca, con nariguera de turquesa y una banda color ocre bajo sus ojos, tal como aparece en el Códice Borgia, el cual se le había considerado de origen mixteco.

Cuenta con un Museo de Sitio en donde se muestran diversas piezas de la cultura tlaxcalteca que han sido recuperados en varias zonas de la región. Cuenta con dos salas en donde se exhiben alrededor de 750 objetos como esculturas de piedra y barro, puntas de flecha de obsidiana, malacate, agujas de hueso y varios objetos de cerámica. En su patio se pueden admirar planatas muy comunes en la era precolombina como maguey, aguacate y nopales.

Av. San Francisco s/n (Prolongación Benito Juárez), San Francisco Ocotelulco Totolac, Tlax.

Horario: Lunes a viernes de 10:00 a 16:00 hrs. Sábados y domingos se necesita hacer una cita para realizar la visita.

Tizatlán

Tizatlán

+

Aquí se pueden apreciar vestigios del destruido Palacio de Xicohténcatl Huehue; dos altares policromos donde se representan a Mictlantecuhtli, Dios del Inframundo, Tezcatlipoca, Señor de la Noche, y a Camaxtli, Dios Tutelar de los tlaxcaltecas. Las paredes del altar están decoradas con grecas, plumas, corazones, cráneos, manos y mariposas.

Tizatlán fue el cuarto tlatocayotl (señorío) o calpulli (barrio) fundado por los teochichimecas hacia el siglo XIII, de los cuatro que darían forma al gran Señorío o República de Tlaxcallan.

Fue en este lugar, el 23 de septiembre de 1519, donde se pactó la alianza militar hispano-tlaxcalteca, entre Xicohténcatl Huehue (el Viejo), de quien se dice tenía entonces más de 100 años de edad, y el conquistador español Hernán Cortés, hecho que desencadenaría la caída del más grande poder prehispánico: el Mexicayotl (imperio de los mexica).

Aquí se pueden apreciar vestigios del destruido Palacio de Xicohténcatl Huehue; dos altares policromos donde se representan a Mictlantecuhtli, dios del inframundo, Tezcatlipoca, señor de la Noche, y a Camaxtli, dios tutelar de los tlaxcalteca. Las paredes del altar están decoradas con grecas, plumas, corazones, cráneos, manos y coloridas mariposas. Al igual que los murales de Ocotelulco, los de Tizatlán son semejantes a los diseños del Códice Borgia, cuyo origen se considera mixteco.

Cuenta con un Museo de Sitio, donde se aprecian objetos rescatados como: figurillas de Tláloc de uso ritua y una colección de cerámica, así como planos del basamento, reproducciones de los murales y altares del Palacio de Xicohténcatl el "Huehue" (viejo).

Xicoténcatl s/n, Colonia Centro, San Esteban Tizatlán, Tlaxcala, Tlax.

Horario: Martes a domingo de 10:00 a 17:00 hrs.

Zultepec - Tecoaque

Zultepec - Tecoaque

+

Su nombre significa "Lugar de las Serpientes de Piedra" y fue en 1993 cuando se hallaron cráneos y restos óseos de caballos de raza árabe, además de una extremidad de un mono. Las características de los cráneos, así como sus perforaciones, indican que ésta fue la morada del pueblo de Sultepec.

Sin embargo, lo que parece ser más interesante es que éstos restos corresponden a la captura de una caravana española que formó parte de la expedición de Pánfilo de Narváez, quien tenía la encomienda de aprehender a Hernán Cortés.

Entre los vestigios que hoy se aprecian destaca una pirámide circular dedicada a Ehécatl, dentro de un centro ceremonial que se cree estaba dedicado a Quetzalcóatl.

Cuenta con un Museo de Sitio en donde se exhiben cerca de 150 piezas arqueológicas de los perioidos Clasico (250-650) y Posclásico (1300-1521). Se destaca una hermosa pieza policromada conocida como actecómatl (olla de pulque).

Km. 33 Carr. Federal México – Veracruz, a 50 mts. del poblado de San Felipe Sultepec, Calpulalpan, Tlax.

Horario: Martes a domingo de 9:00 a 17:00 hrs.

Pinturas Rupestres

Pinturas Rupestres

+

En Amaxac de Guerrero, a sólo 15 minutos del paraje que conduce a la cascada de Atlihuetzía, en el acantilado que forma La Barranca del Toro, se pueden observar una serie de pinturas rupestres, cuya antigüedad se calcula en 6,000 años.

Para realizarlas se utilizó óxido de hierro y sus formas representan: astros, mamíferos, arácnidos, figuras antropomorfas, símbolos solares y manos en negativo que se cree eran una especie de un alfabeto.

También son importantes la pinturas de La Parada y La Gloria, que se ubican muy cerca de Tlaxco y que datan de hace más de 12 mil años.

En una cueva del municipio de Totolac, en Peña Pilares, también hay interesantes pinturas rupestres, ya que en el techo hay una representación de la bóveda celeste, mientras que en las paredes se representan dos figuras de chamanes.

QUÉ VER

QUÉ HACER

HOTELES