Zonas Arqueolóricas y Pinturas Rupestres en Nuevo León

APROVECHA LAS MEJORES OFERTAS PARA TUS PRÓXIMAS VACACIONES descargar guía turística de Oaxaca

Boca de Potrerillos

Boca de Potrerillos

+

Este es un cañón que se encuentra entre los cerros La Zorra y El Antrisco, tiene una extensión aproximada de seis kilómetros cuadrados. Es sin lugar a dudas, el sitio arqueológico más conocido del Estado de Nuevo León. Las rocas talladas tienen formas muy variadas, lo que nos indica que fueron hechas durante distintas épocas.

Se calcula que los fogones detectados datan desde de 6,960 a.C. a 1,760 d.C., es decir que la zona estuvo ocupada por 8,000 años.

Otros artefactos que se han encontrado en la zona son: puntas de proyectil con diversas formas, piedras de molienda incluyendo muelas y manos, pequeñas placas grabadas y objetos únicos como algunos tiestos cerámicos producidos localmente y una cuenta de concha proviente del Golfo de México.

Por su alta concentración de grabados, Boca de Potrerillos puede ser uno de los sitios más importantes para el estudio de arte rupestre en el país.

Se ubica en el Municipio de Mina, Nuevo León, a unos 80 km de Monterrey.

Horario: Martes a domingo de 9:00 a 17:00 hrs.

Icamole

Icamole

+

Este es un sitio que tiene una gran cantidad de rocas impresas con petroglifos, y que se encuentran diseminadas a ambos lados del cañón del mismo nombre.

También se encuentran muchas puntas de proyectiles, metates, molienda y por supuesto los motivos dedicados al culto del agua.

Se ubica en el municipio de García, a poco más de una hora de Monterrey.

Cueva Ahumada

Cueva Ahumada

+

Un resguardo rocoso con algunas pinturas rupestres, rocas quemadas y artefactos arqueológicos, al poniente del río Pesqueira.

Estos hallazgos son el resultado de algunas excavaciones de investigación que nos han revelado que en esta zona habitaron grupos humanos durante largos periodos estacionales.

Esta zona esta enclavada entre varios cañones de la comunidad llamada La Rinconada en el municipio de García.

Otras Pinturas Rupestres

Otras Pinturas Rupestres

+

La región noreste de Nuevo León fue habitada por pequeños grupos que vivían en las cuevas, en los montes, en los repechos de las rocas o en los barrancos de los ríos. Desconocían la agricultura y eran recolectores-cazadores. Los únicos vestigios que nos legaron consisten en puntas de flecha arrojadizas, raspadores, u otro material lítico.

Dentro de los que se han descubierto están: Piedras Pintas, en el municipio de Parás, casi en los límites con Tamaulipas.

Los más importantes en la zona noreste del estado son: los de Piedra Parada, entre General Treviño y Agualeguas; los del cerro del Fraile, en Doctor González, y los de La Tarima, en la sierra de Papagayos. Al Oriente: los del Paso del Indio, en los Ramones; Villa Vieja, en Cadereyta, y La Ceja, en China. En este último lugar han sido hallados enterramientos en los barrancos de los arroyos, acompañados de collares de caracoles y restos de indumentaria. Al sureste: los de Monte Huma, loma de Barbecho, y loma del Muerto. En General Terán; y los de Sabinitos y Trinidad, en Linares. En esta ciudad existe un pequeño museo arqueológico formado por Pablo Salce. Al poniente: los de Guitarritas, en Santa Catarina, notables por tratarse de dos enormes paños graníticos, uno frente al otro, separados por unos cuantos metros y totalmente grabados; los de Nacataz e Icamole, en García, y los de los Fierros y Cueva Ahumada, en el mismo municipio.

QUÉ VER

QUÉ HACER

HOTELES