Tlaquepaque

Ofertas

UN FASCINANTE LUGAR CON UNA AMPLIA TRADICIÓN ARTÍSTICA

guía turística de oaxaca gratis para descargar

Descarga tu Guía Turística totalmente gratis y disfruta de Guadalajara y sus alrededores

Su historia se remonta a la época prehispánica cuando fue habitado por por indígenas tonaltecas y más tarde por los tecos que se encontraban en el lugar a la llegada de los españoles, que en 1548 lo nombran San Pedro, nombre que prevaleció hasta el siglo XIX. En 1917 el Lic. Manuel Aguirre Berlanga, gobernador de la entidad, decretó que el municipio se llamara solamente Tlaquepaque. En 2010 se hizo una consulta popular y el 62,4% de quienes emitieron su opinión pidieron que se restaurara el nombre de San Pedro Tlaquepaque y fue en 2011 cuando se oficializó dicha petición.

Su nombre significa “lugar sobre lomas de lodo o barro”, o bien “hombres fabricantes de trastos de barro”. Lo cierto es que es uno de los lugares de mayor tradición alfarera de todo el país. El renombre del lugar viene del siglo XIX cuando se constituye oficialmente al unirse tres ranchos y varias villas y el artista autodidacta Pantaleón Panduro escala las artesanías utilitarias a niveles artísticos con bellas esculturas y retratos; se dice que el entonces presidente Porfirio Díaz fue gratamente impresionado por un retrato suyo elaborado por Panduro.

Con los años la producción artística y artesanal de Tlaquepaque ha evolucionado a todas las artes plásticas, desde los tradicionales jarritos, hasta textiles, vidrio soplado, esculturas, muebles, pinturas y diseños arquitectónicos. Actualmente es reconocido a nivel mundial como el centro artesanal más grande de México, y cuenta con las obras de importantes artistas como Guillermo Pajar “Pajarito”, Salvador Ruiz Velasco, Narciso Hernández y por supuesto Sergio Bustamante, por mencionar algunos.

Además es una de las ciudades con más encanto del estado de Jalisco que, aunque es parte de la zona urbana de Guadalajara, ofrece talleres, galerías, restaurantes, hoteles boutique, museos y sobre todo un ambiente único de tranquilidad y armonía que hace que sus visitantes no quieran irse.

Tlaquepaque se puede caminar y recorrer sus barrios: San Juan, Santa María, Santo Santiago y San Francisco, todos con talleres familiares de artesanías. Sin embargo, la vía principal es la calle peatonal Independencia en donde se puede andar tranquilamente y conocer todo lo que el pueblo tiene para ofrecer.

Otro de los atractivos del lugar es su gastronomía que se puede disfrutar en alguno de los muchos restaurantes de Tlaquepaque, o bien saborear la típica comida y un buen tequila en el Parían.

El Centro Cultural El Refugio ofrece los miércoles y viernes en la noche un recorrido nocturno teatralizado en donde se relatan las leyendas del lugar.

Qué ver en Tlaquepaque

Tlaquepaque cuenta con muchos rincones agradables, con sus plazas, sus antiguas casonas que reflejan la historia del lugar y sus calles peatonales, sus parroquias y sus más de 300 pintorescas tiendas que son el deleite de todos los que gustan del arte y las artesanías a buen precio. Dentro de los lugares más icónicos se encuentran:

El Centro Cultural El Refugio fue construido de 1859 a 1885 por Fray Luis Argüello y funcionó como hospital general y psiquiátrico. Posteriormente estuvo en abandono y es por eso que hay algunas leyendas que cuentan de voces que se escuchan por sus pasillos. Actualmente sus instalaciones se encuentran divididas en tres áreas: la capilla que alberga el Museo del Premio Nacional de la Cerámica “Pantaleón Panduro”, la Escuela de Artes Plásticas, Artesanías y Oficios “Ángel Carranza” y el área de eventos y exposiciones. Horario: Martes a domingo de 9:00 a 19:00 hrs.

Mascota también ofrece una buena oferta cultural, ya que tiene el Museo de Arqueología, con cuatro salas de exhibición, que muestran las piezas recuperadas en los sitios "El Pantano", "El Embocadero" y "Coamajales", que datan de 800 a.C. El Museo “El Pedregal”, que exhibe diversos objetos con aplicaciones de pidera como guitarras, piñatas, ajedrez, almohadas, gorras, por mencionar algunos y en el centro del museo se encuentra un pozo de los deseos.

El Museo del Premio Nacional de la Cerámica “Pantaleón Panduro”, cuenta con ocho salas que albergan las piezas ganadoras del Premio Nacional de la Cerámica. Es un reconocimiento a la expresión plástica de los alfareros de todo el país. Se destacan las miniaturas del tlaquepaquense Ángel Carranza.

La Presidencia Municipal es un edificio colonial construido en el siglo XIX en un estilo neocolonial. En la segunda planta hay un fabuloso mural del artista Camilo Ramírez llamado “Historia de Fuego” y la pintura en gran formato “Yolotl” de Eusebio Sánchez Benítez.

Otro de los edificios más emblemáticos de Tlaquepaque es el Santuario de Nuestra Señora de la Soledad. Edificado en el siglo XVIII por la orden franciscana tiene varios estilos arquitectónicos como el románico, neoclásico y bizantino. En años posteriores y gracias a Fray Luis Argüello, obtiene la categoría de “Basílica Lateranense”. En su interior, conserva oleos de famosos pintores; así como esculturas policromadas. En su torre hay una escultura de San Pedro elaborada por el artista local Pablo Valdéz.

Justo enfrente del Santuario se ubica el Jardín Hidalgo que es el corazón de Tlaquepaque. Cuenta con su característico kiosco y una bella plaza rodeada de palmas, fresnos y rosas que ofrecen un ambiente relajante. En la plaza no puedes dejar de saborear una nieve raspada y gozar de todos los eventos que se llevan a cabo cotidianamente. En Navidad se instala un nacimiento gigante.

El Parián es de los lugares más conocidos a nivel internacional, fue construido hacía 1878 y fue por mucho tiempo plaza y mercado principal. Actualmente es un punto de reunión para saborear la típica gastronomía de Jalisco y tomar unos ricos tequilas al son del mariachi. Sus portales rodean un kiosco en donde se presentan los mariachis junto con algunos bailables regionales. Cuenta con 18 restaurantes que han podido conservar su aire bohemio.

Muy cerca del Parián se ubica el Mercado Municipal es un buen lugar para conocer las costumbres del pueblo y saborear los platillos típicos. Es un lugar que muestra los colores y olores de Tlaquepaque con todas sus productos naturales. En el tercer piso se ubica el Mercado de Artesanías, un lugar ideal para comprar los recuerdos de viajes y artesanías a muy buenos precios.

Para adquirir artesanías también puedes visitar la Plaza de las Artesanías en donde hay una amplia gama de opciones: cerámicas, vidrio, barro, hierro forjado, papel maché o tallas de madera, entre otras, o bien visitar la Casa del Artesano y el Taller de Paco Padilla, en donde además puedes aprender un poco de la elaboración de las artesanías e incluso puedes agendar una sesión para aprender hacer tus propias creaciones.

Para continuar con el tema de las compras no puedes dejar de visitar los muchos locales que se ubican en la Calle Independencia, agradable andador adoquinado pintorescas casas pintadas con vivos colores, y enmarcada con árboles florales, huizaches y nopales. Concentra una amplia variedad de galerías de arte y tiendas de artesanía y de diseño que ofrecen opciones para todos los gustos y presupuestos. Además, también puedes encontrar agradables restaurantes en donde disfrutar de una rica comida y una refrescante bebida.

También sobre esta calle puedes visitar el Museo Regional de la Cerámica de Tlaquepaque ubicado en un clásico ejemplo de casona neoclásica del siglo XVII con bellos patios adornados de fresnos. En sus nueve salas se exhiben diversas piezas de alfarería y cerámica de varios lugares del país. Entre los autores más destacados se encuentran: Ponciano y Rosa de Panduro, nietos del famoso alfarero del siglo XIX.

Qué hacer en Tlaquepaque

El pintoresco pueblo ofrece recorridos culturales en donde puedes conocer las ricas tradiciones que caracterizan a Jalisco. Escuchar sus mariachis, saborear su gastronomía, tomar un tequila y conocer toda la rica gama de artesanías que ofrece el lugar.

QUÉ VER

QUÉ HACER

HOTELES

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web