Amealco de Bonfil

Ofertas

TRADICIONES Y CULTURA VIVA EN UN BELLO PAISAJE

La palabra Amealco proviene del náhuatl y significa "En los Manantiales", por lo que respecta a Bonfil, se agregó al nombre del pueblo como homenaje a Alfredo Vladimir Bonfil, líder campesino que llego a ser Ministro de la Secretaría de Agricultura y Ganadería.

Durante la época prehispánica este territorio era mayoritariamente boscoso y estaba poblado por otomíes, quienes aún lo habitan y han podido conservar sus costumbres y tradiciones ancestrales, ya que todavía se pueden ver con sus trajes típicos y su artesanía se han conservado a través del paso del tiempo.

Se ubica a hora y media de la ciudad de Querétaro y a un poco más de tres horas de la Ciudad de México.En sus alrededores se pueden descubrir hermosos paisajes campiranos, lagunas y bosques de pino y encino.

En comunidades cercanas como San Ildefonso Tultepec y San Juan de Guedó, se pueden encontrar artesanos que realizan trabajos de alfarería inigualables y fuegos pirotécnicos. En San Ildefonso, las mujeres elaboran bordados con adornos en donde se pueden ver sus raíces ancestrales. En Santiago Mexquititlán se elabora los "quisquemetl" con lana pura, así como blusas de brillantes colores y servilletas y manteles hechos a gancho. Sin embargo, dentro de las artesanías, tal vez las más conocidas sean las elaboradas exactamente en Amealco, las muñecas de tela con coloridos vestuarios y listones y los rebozos. Todas estas bellas creaciones las pueds adquirir en las diversas tiendas de las calles y callejones del pueblo.

Las tradiciones culinarias también son importantes en Amealco. Aquí puedes saborear una sabrosa barbacoa de carnero, ya sea en el mercado o en alguna de las casas durante los domingos. Otro de los platillos típicos son las carnitas de cerdo, los chicharrones de res y los quelites. Y lo que no te puedes perder son los Martes de Mole, día en que se preparan variedades de éste rico platillo en todos los restaurantes locales.

Otros platillos típicos son las gorditas y enchiladas, las tostadas de arriero también conocidas como tostadas de maíz quebrado, las carnitas de puerco y los dulces cristalizados.

Dentro de las bebidas típicas esta el pulque, el atole de agua miel de maguey y el "Sendecho", bebida que se produce en Santiago Mexquititlán con maíz, chile cascabelillo y alcohol, el cual se deja fermentar por tres o cuatro días y después se embotella.

Este pueblo se ubica al sur de Querétaro por lo que esta a menos de dos horas de la Ciudad de México y a una hora de la capital del estado.

Qué ver en Amealco de Bonfil

Es un verdadero placer caminar por las calles adoquinadas y observar sus antiguas casonas con bellos detalles de canteras rosadas, bellas arquerías, tejados de barro y coloridas flores que dan un ambiente provinciano y tranquilo.

Con la gran variedad de artesanías que se producen en la región no puedes dejar de visitar la Casa de las Artesanías Doni que incluye el mercado artesanal indígena en donde se exhiben los trabajos de más de 10 grupos de artesanos.

Frente a los centros artesanales se puede pasear por la plaza principal que es la más grande de todo el estado de Querétaro, desde donde se puede descansar en una de sus bancas y admirar los portales que la circundan. Se destaca la arquería de una antigua casona de mediados del siglo XIX en donde nació don Leopoldo Ruiz y Flores, quien llegó a ser arzobispo de Michoacán.

Otro de los francos lo ocupa e Palacio Municipal, edificio que data del siglo XVIII y que fue antiguamente una casa-habitación que ha sido modificada pero que conserva la fachada, la planta baja y el pórtico original.

Por supuesto no podía faltar la fabulosa Parroquia de Santa María Amealco que tiene elementos de los siglos XVIII, XIX y XX; su estilo es neoclásico y cuenta con una gran campana llamada la “Consagrada” que únicamente se toca los domingos y en grandes festividades, se dice que anteriormente se utilizaba para desvanecer las nubes precursoras de grandes tempestades que amenazaban a la población.

Frente a la Plaza Principal se ubica también la Casa de la Cultura en una bella construcción del siglo XIX. Junto se encuentra una casa que actualmente ha sido ocupada por diversos comercios en la que se conservan el tapanco de viguería y tejamanil originales.

En el sureste del pueblo se ubica la Capilla de Chalma, conocida coloquialmente como Chalmita, edificio del siglo XIX con muros de adobe y tejas de barro.

Hay otras construcciones religiosas en la zona que si estás interesado en la arquitectura podrías visitar como los templos de San Miguel Tlaxcaltepec, Santiago Mexquititlán, San Bartolomé del Pino, San Miguel del Thí, San Juan de Guedó, San Pedro Tenango, San José Ithó, San Ildefonso Tultepec, San Pablo y La Torre, todos construidos en el siglo XVI.

Es un verdadero placer caminar por las calles adoquinadas y observar sus antiguas casonas con bellos detalles de canteras rosadas, bellas arquerías, tejados de barro y coloridas flores que dan un ambiente provinciano y tranquilo.

Otros atractivos naturales son la Presa de Batán, el Cerro de los Gallos y La Palizada.

Como dato curioso en Amealco se ubica el primer hotel temático de la Revolución Mexicana.

Qué hacer en Amealco de Bonfil

El clima templado aunado a los bosques, relieve montañoso y lagunas que rodean a Amealco, lo convierten en un lugar ideal para practicar el campismo, ciclismo de montaña, el rappel y la observación de aves.

Un muy buen lugar para practicar el ciclismo de montaña es a un costada de la explanada de la feria.

La Laguna de Servín es el lugar ideal para acampar, así como para practicar la pesca deportiva.

Si quieres gozar de la naturaleza puedes practicar senderismo en el Cerro de los Gallos.

A solo 15 minutos de Amealco hay unas agradables cabañas en donde se pueden realizar baños de temazcal y gozar del ritual prehispánico.

QUÉ VER

QUÉ HACER

HOTELES

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web