Aculco 

Ofertas

PUEBLO OTOMÍ CON ENCANTO COLONIAL

Aculco es de los pueblos más bellos del Estado de México, con un clima templado la mayor parte del año, esta rodeado de montañas, peñas y cascadas. El pueblo ha podido conservar ese aire provinciano y colonial con una bella plaza central, calles adoquinadas, callejones y tradicionales casas de amplios patios. La historia de Aculco se remonta al año de 1,110 cuando este territorio fue ocupado por el pueblo otomí. Este grupo étnico sigue habitando el pueblo y ha podido conservar todas sus tradiciones, comenzando por su colorida vestimenta con olanes y bordados. Aculco es rico en minas de cantera y sus escultores han impreso un inconfundible carácter a sus hermosas piezas como: fuentes, adoquines, barandales y cruces, entre otros.

Aculco es rico en minas de cantera y sus escultores han impreso un inconfundible carácter a sus hermosas piezas como: fuentes, adoquines, barandales y cruces, entre otros.

Qué ver en Aculco

Su tranquila Plaza de la Constitución con su quiosco es el centro de reunión del pueblo, enfrente esta la hermosa Parroquia de San Jerónimo que data del siglo XVI y que tiene en su sacristía una excelente obra del pintor Miguel Cabrera. También se pueden visitar la Casa Hidalgo, que fue la casa que brindó albergue a Miguel Hidalgo en su paso a la Ciudad de México, las plazuelas Benito Juárez, Miguel Hidalgo y José María Sánchez, los lavaderos públicos, el edificio de la Presidencia Municipal y sus dos acueductos, conocidos como los Arcos. Otro lugar interesante es el Santuario del Señor de Nenthé, pequeño santuario de arquitectura moderna donde se venera la imagen del Señor de Nenthé a quien se atribuyen diversos milagros.

Qué hacer en Aculco

A pocas cuadras del centro se encuentra el Balneario Municipal, con una alberca olímpica. El sistema montañoso del estado culmina en el municipio de Aculco con el Cerro de Ñadó, que tiene una espectacular peña con una altura de 3,300 metros, que constituye todo un reto para los alpinistas. Muy cerca, se encuentra la presa Ñadó, ideal para la pesca deportiva, el campismo, paseos a caballo, o bien sólo disfrutar de la naturaleza. Otra maravilla natural que se ubica en la región son las imponentes cascadas de La Concepción y Tixhiñú, que se destacan de entre formaciones rocosas y columnas de basalto; en verano la caída alcanza hasta 25 mts de altura y es un lugar ideal para practicar el rappel.

QUÉ VER

QUÉ HACER

HOTELES

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web