Pinturas Rupestres de la Sierra de San Francisco

Ofertas

Bien cultural inscrito en 1993.

Se localizan dentro de la Reserva de El Vizcaíno en Baja California Sur, a 80 km del pueblo de San Ignacio. Aquí se asentó un pueblo que se cree fueron los antepasados de los indígenas cochimíes. Se calcula que los primeros asentamientos datan de hace 10,000 años, y que los pobladores eran antepasados de los indígenas cochimíes. Sin embargo, parece que la costumbre de pintar en la roca comenzó hace aproximadamente 4,000 años y se prolongo hasta 1650 con la llegada de los misioneros españoles. Es de llamar la atención que en tan largo periodo los rasgos de las pinturas murales no hayan tenido grandes cambios.

Las pinturas se han mantenido admirablemente bien gracias al clima desértico de la región y al difícil acceso de las mismas.

Las pinturas rupestres de la Sierra de San Francisco, integran un conjunto de murales en los que se representan seres humanos, diversas especies animales, tanto terrestres como marinos, y motivos abstractos. Se distinguen especialmente los trazos refinados y el colorido, por lo que son consideradas únicas en su género.

Este patrimonio incluye varios conjuntos de murales : La Pintada, Las Flechas, Los Músicos, La Soledad, Boca San Julio, Cuesta Palmarito y El Ratón.

También han sido halladas puntas de lanza que fueron utilizadas por las antiguos habitantes del lugar para la caza del mamut y el perezoso.

Quienes deseen visitar este espacio pueden acampar en el paraje conocido como El Cacarizo. Existen algunos servicios turísticos disponibles en esta zona arqueológica como guías y módulos de información. Además, se ha inaugurado un Museo en San Ignacio que exhibe fotografías de las pinturas rupestres, y es también donde se pueden organizar los preparativos para visitar los murales.

QUÉ VER

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web