Lugares de Memoria y Tradiciones Vivas de los Otomi-Chichimecas de Toliman: La Peña de Bernal, Guardiana de un  Territorio Sagrado

Ofertas

Bien inmaterial inscrito en 2009.

Los lugares de memoria y tradiciones vivas de los otomí-chichimecas son un conjunto cultural de tradiciones que se circunscriben a un territorio de comunidades otomí-chichimecas, delimitado por el triángulo de una zona semidesértica que forman los cerros del Zamorano, eje poniente; el Frontón, eje oriente; y la Peña del Vernal, como eje sur. Es decir, que están comprendidos los municipios de Tolimán, Ezequiel Montes, Colón y Cadereyta en el Estado de Querétaro.

Este conjunto de tradiciones son testimonio de una relación excepcional de los habitantes indígenas con la topografía y el medio ambiente circundantes. Cada año los otomí-chichimeca se congregan para ir en peregrinación a estas elevaciones sagradas llevando cruces milagrosas, a fin de pedir la lluvia y la protección divina, venerar a sus antepasados; de esta forma se exalta su identidad y se continúan las tradiciones culturales de las comunidades de ésta región.

Sin embargo, ésta no es la única celebración. A lo largo del año se llevan a cabo otras ceremonias y festividades, en su mayoría relacionadas con ritos centrados en el agua, lo cual es comprensible por el clima seco del centro del país. La celebración de los ritos suele efectuarse en capillas familiares privadas consagradas al culto de los antepasados, o se manifiesta con la elevación de los chimales –imponentes estructuras temporales construidas con carrizo y recubiertas de plantas silvestres– que se realizan a manera de ofrendas.

El arte en la región es una viva expresión del vínculo que existe entre la cultura espiritual y el espacio físico. Esto se ve expresado en sus imágenes religiosas, las pinturas murales, las danzas y la música.

QUÉ VER

QUÉ HACER

HOTELES

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web