Historia de la Ciudad de México

Ofertas

LA GRANDEZA DE LA GRAN TENOCHTITLÁN

guía turística de oaxaca gratis para descargar

Una rica historia que puedes conocer en sus casi 200 museos, descarga tu Guía Turística totalmente gratis.

La zona central del altiplano mexicano ha sido habitada desde hace 20 000 años, como lo demuestran los restos encontrados en Tlapacoya y Tepexpan, aunque la principal vertiente de la civilización mesoamericana provino de la región del Golfo de México, conocida con el nombre genérico de Olmeca.

Dentro del Valle de México destacan los restos encontrados en Tlatilco, fechados entre el 1500 a.C. y el 500 a.C. Los objetos encontrados son representaciones de mujeres con rasgos realistas, vasijas zoomorfas, sellos y otras figuras de tipo olmeca. Se cree que las figurillas encontradas en este lugar formaron parte de entierros, son símbolo de un culto a los muertos muy arraigado durante la época prehispánica que incluso sigue influenciando algunas costumbres contemporáneas.

Más tarde, algunos otros pueblos se asentaron en las fértiles márgenes de los lagos del valle central. Estas civilizaciones practicaban la agricultura, la caza y la pesca. Entre los asentamientos más destacados entre el año 500 AC. y el primer siglo de nuestra se encuentran: Copilco, Tetelpan y Cuicuilco. Este último se caracteriza por la pirámide circular cubierta por la erupción del volcán Xitle en el siglo I.

Entre el año 100 y el 900 de nuestra era florecieron en el área central de Mesoamérica diversas culturas y asentamientos que poco a poco fueron dominados por la ciudad de Teotihuacán localizado a 50 km. de la Ciudad de México. En esta época se consolidó una estratificación social y una extraordinaria planificación urbana con reglas arquitectónicas definidas y artes ligadas al complejo culto religioso y la vida cotidiana. Estas sociedades basaron su desarrollo en una agricultura planificada, una amplia actividad comercial y una sólida organización militar.

Sin embargo, entre los años 650 y 900 d.C. Teotihuacán va perdiendo paulatinamente su poderío y otras ciudades pelean por su supremacía como Xochicalco, Cacaxtla y Cholula. El sitio hegemónico que tuvo Teotihuacán es retomado por los Toltecas, cuya cultura sobrevivió a las guerras y demás circunstancias adversas que llevaron a la caída de Tula, su ciudad más importante, en el año de 1168.

Los grupos nómadas de origen nahua provenientes del norte se convierten en sedentarios y se establecen en los valles centrales. Los tepanecas al noroeste y los alcolhuas al este, los nahuas, xochimilcas y chalcas al sur y los aztecas al centro. Estos nuevos pobladores asimilan el legado tolteca y fundan Tenayuca, Texcoco y Tlacopan.

En el siglo XIII llega a esta zona el grupo mexica proveniente de Aztlán, un sitio que muchos consideran mítico. Este pueblo tiene como Dios tutelar a Huizilopochtli, que en náhuatl significa zurdo colibrí, y han sido conducidos hasta esta región por el sacerdote Tenoch. Al llegar y encontrar el valle poblado luchan contra los pueblos que lo habitaban para asentarse en las tierras escogidas.

Hacia 1299 se establecen en Chapultepec, lugar privilegiado por su posición estratégica y recursos naturales, pero son expulsados por los Acohuas hacia un islote en el lago.

Y es aquí donde concluye la peregrinación de los mexicas, ya que de acuerdo a las antiguas tradiciones encontraron la señal que buscaban para fundar su ciudad. Esta señal era un águila devorando una serpiente sobre un nopal. Fue así como se estableció la ciudad de Tenochtitlán, el 8 de junio de 1325.

La facilidad para asimilar diversos conocimientos y expresiones culturales de todos los pueblos con los que tuvieron contacto y la organización social, militar y política de los mexicas les permitió que en un período de tan sólo doscientos años pudieran someter a sus pueblos vecinos, construir una ciudad extraordinaria y llevar su cultura e influencia a lugares tan lejanos como el Soconusco, localizado en el sur de lo que ahora es Chiapas.

Todas estas hazañas estuvieron guiadas por brillantes líderes como Izcóatl, Moctezuma I, Axayácatl, Tizoc, Ahuizótl y Moctezuma II, y consumadas por los disciplinados grupos de guerreros-águila y guerreros-jaguar. Los cuales eran sustituidos después de la dominación por los hábiles comerciantes que mantenían otra clase de yugo sobre los pueblos conquistados. Actualmente, se pueden ver en códices o bien en algunas estelas los nombres de los innumerables pueblos que estuvieron sometidos a tributo por los mexicas.

Para construir Tenochtitlán utilizaron los antiguos modelos de Teotihuacan y Tula: orientación astronómica de los ejes de la ciudad y un recinto ceremonial al centro. Este complejo estaba delimitado por un muro (coatepantli) dentro del cual se encontraban los principales edificios.

El Templo Mayor era una doble pirámide dedicada a los dioses Tláloc y Huitzilopochtli. Tláloc era el dios del agua y la lluvia, y era muy importante porque era la base del ciclo agrícola: mientras que Huitzilopochtli era el dios de la guerra, es decir, el responsable de conquistas y tributos. Este templo era el eje de toda la ciudad y era aquí donde se llevaban a cabo los sacrificios humanos para conservar el equilibrio del universo.

Otros templos importantes eran: El de Quetzalcóatl, uno de los dioses más importantes de su panteón ya que era el dios portador de la civilización, el de Tezcatlipoca dios encargado de cambiar las cosas y los destinos. el de Ehécatl, dios del viento. Otras construcciones notables eran los recintos sacerdotales y los colegios para nobles, tanto sacerdotales – Calmécac -, como de guerreros -Telpochcalli -.

La pequeña isla que había sido seleccionada para el establecimiento de Tenochtitlán había sido ampliada mediante un sistema de relleno y parcela llamado chinampa y era atravesada por una red de pequeños canales en cuyas márgenes se establecían un gran número de casas, palacios, templos, plazas, mercados, acueductos e incluso un zoológico completísimo. Todo este territorio estaba organizado en comunidades productivas denominadas Calpulli, las cuales se dividían geográficamente de la siguiente forma: Azacoalco en el noreste, Zoquipan en el sureste, Moyotla en el suroeste y Cuepopan en el noroeste.

Tlatelolco fue sometida por Axayácatl en 1473 y se convirtió en una especie de población satélite integrada administrativamente a la capital azteca. La ciudad mantenía una intensa relación con el resto del valle mediante enormes calzadas de puentes y represas: hacia el poniente se comunicaba con Tlacopan, hacia el sur con Xochimilco y hacia el norte con Tepeyacac. El tráfico de productos que llegaban a la ciudad por canoa y carga humana llenaban los mercados, llamados tiangüis, de los cuales el más famoso era el deTlaltelolco que ofrecía toda clase de productos.

Para abastecer a la gran ciudad de agua potable los mexicas construyeron un acueducto que traía el preciado líquido de los manantiales de Chapultepec. Sobre la isla primitiva fue construido, a finales del siglo XIV, el Templo Mayor. Las continuas inundaciones producidas por los desniveles de los lagos de Zumpango y Texcoco, obligaron a Ahuízotl a construir un dique al este del centro ceremonial, que todavía en el siglo XVIII protegía a la capital de Nueva España

Tenochtitlan llegó a tener, al parecer, unos sesenta mil habitantes poco antes de la conquista española. Para 1519 la ciudad poseía el refinamiento y la magnificencia de las más importantes urbes del mundo.

En 1521, los españoles llegaron a Tenochtitlan y después de una serie de cruentas batallas y dos meses de sitio, los conquistadores lograron someter a los habitantes de esta ciudad. Así fue como Hernán Cortés construyó una ciudad sobre las ruinas de la gran Tenochtitlán.

Antonio de Mendoza, primer virrey de la Nueva España en 1535, organizó el control de los colonizadores sobre la población indígena, bajo una organización denominada cabildo. La arquitectura de ésta época se caracterizó por un estilo Barroco que en sus últimas etapas fue sustituido por el estilo Churrigueresco, la versión mexicana del Rococo.

A pesar de todos los problemas de la reciente conquista la capital del virreinato creció rápidamente y así para fines del siglo XVI la población se acercaba a los cien mil habitantes. Y desde entonces se fijó una pauta de crecimiento constante.

La economía colonial se basaba en la agricultura, la ganadería y la minería, siendo ésta la más importante.

Así, el 16 de septiembre de 1810 el cura Miguel Hidalgo y Costilla dio el grito de independencia en Dolores, tomó el estandarte de la Virgen de Guadalupe y fue seguido por un ejército popular. La lucha se prolonga hasta agosto de1821 cuando el virrey Juan de O'Donojú firmó el tratado de Córdoba que ratificaba el Plan de Iguala, y el 27 de septiembre de 1821 se consumó la independencia con la entrada triunfal del Ejército Trigarante, encabezado por Iturbide, en la Ciudad de México.

Iturbide fue proclamado emperador el 19 de mayo de 1822, y trató de gobernar de manera personal, sin intervención del Congreso. Sin apoyo popular y político, Iturbide se vio obligado a abdicar el país en marzo de 1823.

En noviembre de 1823 se estableció el Congreso Constituyente, cuya función fue la de redactar la nueva Constitución. En octubre de 1824, la Constitución Política fue aprobada por el Congreso. Guadalupe Victoria fue el primer presidente en vida independiente de México. Esta época se distingue por la inestabilidad política y por las luchas permanentes entre centralistas y federalistas.

En 1864 como reflejo de la inmadurez política del nuevo país, Maximiliano de Habsburgo es nombrado emperador de México, se establece en la Ciudad de México en el Castillo de Chapultepec. Tres años más tarde es obligado a dejar el poder y fusilado en Querétaro.

Así en 1867 se restaura la República con Benito Juárez al frente.

Para cerrar el siglo XIX Porfirio Díaz sube al poder y se mantiene en el por más de 30 años. Durante este periodo se logra un auge económico y la explotación minera y petrolera aumenta considerablemente. Asimismo realiza importantes obras públicas y fomenta la inversión extranjera.

Díaz renuncia a la presidencia en mayo de 1911, y deja el país para irse a vivir a Francia, ya en medio de graves disturbios políticos que provocan la Revolución. El 6 de noviembre de 1911 Madero sube a la presidencia. Y en1913 se vive la Decena Trágica; son los diez días en que estuvo sitiada la Ciudad de México, en donde Victoriano Huerta traicionó a Madero firmando el pacto de la Ciudadela o de la Embajada. Madero y Pino Suárez fueron aprehendidos y dos días después asesinados. El 5 de febrero de 1917 se decretó la nueva Constitución y Venustiano Carranza fue elegido presidente constitucional.

La ciudad de México siguió siendo el eje del acontecer del país y siguió creciendo a pesar de los ciclos económicos negativos, alcanzando el millón de habitantes en 1925. Desde entonces, el aumento poblacional fue irrefrenable, motivado por la intensa centralización de la vida política y económica del país.

La inmigración masiva se sumó al elevado crecimiento y la mancha urbana fue extendiendo sus límites hasta englobar en el área metropolitana no sólo el Distrito Federal, sino también un buen número de municipios del estado de México.

QUÉ VER EN CIUDAD DE MÉXICO

QUÉ HACER EN CIUDAD DE MÉXICO

HOTELES EN CIUDAD DE MÉXICO