Gastronomía de Valle de Bravo

APROVECHA LAS MEJORES OFERTAS PARA TUS PRÓXIMAS VACACIONES descargar guía turística de Oaxaca

La cocina internacional y la esmerada elaboración de platillos hacen que algunos restaurantes de Valle de Bravo y Avándaro sean lugares de verdadero interés gastronómico. En contraste en sus calles y mercados se pueden saborear ricos platillos con una enorme variedad de ingredientes frescos y locales. Los fines de semana en la plaza principal se pueden encontrar puestos de antojitos que ofrecen esquites (elotes desgranados y preparados con limón, chile en polvo, queso y mayonesa), tacos, pambazos (pan relleno de papa y chorizo y bañado en adobo), así como tamales de muchos sabores, atole de frutas y pan de leña. Sin embargo, lo que no hay que perderse es un helado artesanal que se vende en los portales.

Dentro de los platillos que no hay que perderse al visitar Valle de Bravo, se encuentran: la exquisita trucha arcoiris, preparada al horno, en el comal o al vapor; las alcachofas, que son cosechadas ahí mismo; barbacoa y consomé de borrego; o bien los ricos tacos en el “callejón del taco” como ahora llaman a la calle que alberga varios puestos informales.

La variedad de frutas locales sirven de base para la preparación de ricos ates como los de membrillo, zarzamora y guayaba.

Las bebidas más comunes y populares desde hace varias décadas han sido el pulque natural, la “sambumbia” zende y los licores de frutas de la región como el membrillo, zarzamora, guayaba, anís y el amargo. Actualmente ya  no se elaboran con fines comerciales, la gente que los prepara los utiliza para su propio consumo. También se preparan aguas frescas de diferentes sabores contenidas en grandes ollas; los ates y las nieves de frutas del lugar son también muy elogiadas.

Receta de la Trucha Arco Iris con Mantequilla y Alcaparras

Ingredientes:

Trucha Arco Iris con Mantequilla y Alcaparras
  • 1 Trucha completa, sin espinas (sin cabeza y sin cola)
  • 1/4 de Taza de harina
  • 1/4 de Taza de harina de maíz amarilla
  • 1/2 Cucharada de sal
  • 1/4 de Cucharada de pimienta
  • 1/4 de Taza de mantequilla derretida
  • 1 Cucharada de alcaparras
  • 1 Limón
  • 1 Ramo de perejil

Preparación:

Se mezcla la harina, la harina de maíz amarilla, la sal y la pimienta en un tazón pequeño. Esta mezcla se esparce de manera uniforme sobre un plato.

Se lava la trucha y se seca suavemente. Se pasa el pescado por la mezcla de harina hasta cubrir ambos lados.

Se hierve la mantequilla en una cacerola a fuego medio hasta que esta totalmente derretida. Se retira del fuego y se usa una cuchara para espumar, y se desecha la espuma, dejando el resto de la mantequilla en la cacerola.

Se vierte una cucharada de la mantequilla derretida en una sartén a fuego alto y se coloca la trucha con la piel hacia abajo en la sartén y se cocina durante aproximadamente tres minutos, hasta que la parte inferior se dore.

Se voltea el pescado con cuidado y se deja cocinar por el otro lado por aproximadamente tres minutos.

Se agregan las alcaparras a la mantequilla restante y se calienta la cacerola a fuego medio. Se agita la sartén a menudo y se cocina durante dos minutos, hasta que las alcaparras se abran.

Se sirve la trucha en un plato y se agrega una cucharada de alcaparras y mantequilla sobre el pescado.

Se puede adornar con rodajas de limón y perejil.

QUÉ VER

QUÉ HACER

HOTELES

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web