La historia de las piñatas

Los historiadores señalan dos opciones para el origen de la piñata. La primera se remonta a los viajes de Marco Polo que presenció que en China, dentro de las fiestas del año nuevo se rompía una figura de un buey relleno de semillas. Mientras que la segunda, apunta que los mayas practicaban un juego que consistía en romper con los ojos vendados una olla de barro colgada de una cuerda, la cual se rellenaba de chocolate.

Con la conquista de los españoles llegó la evangelización y la creación de una nueva identidad. La resistencia de los nativos a cambiar sus creencias llevó a los frailes a buscar diversas opciones para que pudieran comenzar a identificarse con la religión cristiana. Es por eso que las festividades y tradiciones indígenas se fueron adaptando a los valores cristianos.

Uno de los elementos que se utilizó con este objetivo fue la piñata a la cual se le otorgó una serie de simbolismos. Los colores brillantes representaban la tentación, mientras que los siete picos que le dan forma de estrella representan los pecados capitales. El hecho de romper la piñata con los ojos cubiertos implica un acto de fe con el cual se vencen los pecados.

Los dulces y frutas que se utilizan para rellenar la piñata simbolizan los regalos que se obtienen por haber vencido la tentación y los pecados.

Actualmente hay una gran variedad de piñatas y Acolman en el Estado de México, ha adquirido fama por la producción de coloridas y originales piñatas, incluso se dice que fue en éste pueblo donde nació la tradición de las posadas con piñatas. Si quieres conocer más sobre estas tradiciones no dejes de asistir a la Feria de la Posada y la Piñata que se lleva a cabo en las fechas de las posadas del 15 al 24 de diciembre.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR

Desarrollado por Cayman Hosting - Hospedaje Web